La Diputación Provincial de Castellón refuerza la participación de empresas en el nuevo Patronato de Turismo incorporando a entidades que no estaban presentes, como Hosbec/Altur, la IGP Vins de Castelló, la Asociación de Turismo Activo de la Comunitat Valenciana o el Ayuntamiento de Montanejos

De esta forma, se le otorga una gran importancia a las bodegas de vino de Castellón en el Plan Provincial de Turismo, en forma de turismo enológico. Un turísmo no estacionalizado y que contribuye de forma importante a la dinamización del turismo de interior

TURISMO EN EL INTERIOR DE CASTELLÓN

El modelo turístico de la provincia de Castellón está cambiando. El cambio de destinos de turismo de sol y playa por turismo rural y de interior es una realidad. Actualmente, el viajero opta por descubrir nuevos lugares y nuevas experiencias. Por ello, en las economías de los pueblos de interior deben hacerse cambios para mantener la oferta existente si la hay, y en la medida de lo posible incrementar y desarrollar nuevas opciones a las ya existentes.

Entre estas nuevas tendencias, se observa un interés creciente por parte del turismo por conocer la gastromía de la zona en general y de todo lo relacionado con el vino en particular. Así, el turismo relacionado con el vino tiene un importante crecimiento a nivel mundial.

Actualmente, en prácticamente todas las regiones vitivinícolas, hay rutas de temática gastronómica para canalizar esta creciente demanda. Estos productos turísticos contribuyen a generar experiencias sensoriales únicas y completas, involucrando todos los sentidos (sabores, olores, vista, tacto y sonidos). Se trata de unas actividades que permaneceran en el recuerdo del viajero, siendo uno de los factores diferenciales del actual paradigma turístico.

La demanda del turismo del vino es muy amplia y no se circunscribe a expertos o aficionados del mundo del vino, sino que atrae a personas de muy variada condición y edad. que se realiza mayoritariamente en grupo, con amistades o compañeros de trabajo, o también grupos familiares sin hijos

EL ENOTURÍSMO

Estas actividades suponen una serie de beneficios tanto para el destino turístico como para las bodegas.

Para el destino:

porque se convierte en un argumento de venta turística del territorio, generando un importante desarrollo económico en la zona, contribuyendo a generar riqueza, empleo y bienestar en la población local. También se logra una mayor puesta en valor de los recursos del destino.
Por otra parte, la actividad turística en general se ve reforzada ya que se trata de un producto desestacionalizado y de gasto turístico medio-alto, ya que esto supone una oportunidad de crecimiento y desarrollo general, generándose nuevas empresas y oficios.

Para las bodegas:

Porque supone una fuente de ingresos complementaria y que ayuda, a su vez, a vender sus vinos y posicionar su marca. Por otra parte, supone una herramienta de promoción y comercialización de los vinos, vinculando la marca al territorio y las experiencias vividas por el turista.