Las cámaras de la televisión autonómica À Punt, visitaron la bodega Mas de Rander, por ser una de las primeras bodegas pertenecientes a la IGP Castelló en solicitar la Certificación Ecológica.

Actualmente, la bodega Mas de Rander se encuentran en transición para conseguir esta Certificación, por lo que, presumiblemente, en dos años ya podrán poner este distintivo en todas sus botellas.

Aprovechando su estancia, las cámaras también se interesaron por el proceso de la poda. Se trata de una de las tareas habituales en estas fechas en todos los viñedos, la cual, además de sanear las plantas, retrasa la brotación y, de esta forma, minimiza el riesgo de las heladas tardías de primavera.

Por otra parte, con la poda también se regula la producción que habrá en el próximo año. Con esto se consigue una mayor calidad de uva, la cual se traducirá en unos mejores vinos. Como ejemplo, en las 25 hectáreas de viñedo de Mas de Rander se recogen aproximadamente 105.000 quilos de uva, lo cual consideramos como cantidad óptima para la elaboración de los vinos.

A modo de ejemplo: la variedad Merlot, que suele ser más productiva, se poda con más intensidad para atenuar su producción, mientras que la variedad Cabernet Sauvignon, que es menos productiva, se poda con menos intensidad para favorecer la productividad.

La forma de la plantación también es muy importante a la hora de trabajar de forma más eficiente. Antiguamente los viñedos se plantaban en vaso, mientras que ahora, las plantaciones, suelen hacerse en espaldera.

Con este tipo de plantación se obtienen unos importantes beneficios, ya que el ahorro es considerable. Por una parte se necesita menos mano de obra en las tareas habituales, como puede ser la poda, y por otra parte se tiene mucha más la eficiencia en todos los tratamientos.